SBK

Krummenacher habla sobre su salto de SSP a SBK

Después de finalizar la temporada pasada en tercera posición del Campeonato del Mundo FIM Supersport, Randy Krummenacher ha ascendido al Campeonato del Mundo MOTUL FIM Superbike en 2017, y el piloto suizo asegura sentirse ahora en el territorio al que pertenece.

Con cuatro puntos en su casillero en lo que va de temporada, Krummenacher asume sus resultados entendiendo que se precisa tiempo para aprender a pilotar una Superbike. A bordo de la potente y exitosa ZX-10RR, el suizo ha estado trabajando para entender las diferencias en potencia y electrónica de su moto con respecto a la ZX-6R de la pasada temporada.

Tras debutar en Australia y asegurarse un puesto entre los diez primeros en la Carrera 1, Krummenacher ha estado mejorando su ritmo y perfeccionando el manejo de la ZX-10RR. El suizo explica aquí sus sensaciones sobre la temporada hasta la fecha: “Tengo que decir que hasta el momento estoy muy contento en WorldSBK, no me gustaría volver a WorldSSP, he estado disfrutando mucho aquí. Me costó un poco en Tailandia y Aragón, pero se trata sólo de aprender a conducir una Superbike. El test en Aragón ha ido muy bien, así que estoy seguro de que podemos volver a estar entre los diez primeros en Assen”.

“La mayor sorpresa hasta ahora en WorldSBK ha sido la electrónica”, revela Krummenacher. “Nunca he tenido asistencia electrónica, así que tengo que acostumbrarme a ella, pero realmente me gusta, y esta es sin duda la mayor diferencia, así como la potencia. Mis objetivos son muy claros, quiero estar lo más cerca posible, entre los diez primeros, y lo demostré en Australia. Desde entonces he aprendido mucho, pero también he pasado algunas dificultades”.

Motivado por las próximas rondas de la temporada, Krummenacher también tiene poderosas razones personales en 2017 para estar contento: “Voy a ser papá en julio y estoy muy feliz, no puedo esperar a que llegue el momento. En cualquier caso, será una gran temporada y ahora nos toca esto”.